top of page
  • Foto del escritorLic. Ricardo Huesca

Gestión del tiempo en el espectro del autismo


Una de las cosas que las personas en el espectro hacen muy mal es administrar su propio tiempo. Esto se debe a que las personas con autismo a menudo sufren de un funcionamiento ejecutivo deficiente. Tienen dificultad para planificar su día o estimar cuánto tiempo llevará una tarea. También se distraen con mucha facilidad.


La gestión del tiempo es una habilidad crítica, cuando se trata de que te hagas cargo de tu propio día.


En esta publicación, quiero ver algunas de las razones por las que falla la gestión del tiempo y algunos de los cambios que podemos hacer para entrenarnos y ser mejores en eso.


¿Quién administra tu tiempo?

En tus primeros años de escuela, administras muy poco el tiempo y, por lo general, son tus padres quienes activan las alarmas y se hacen cargo para que te levantes de la cama, te acosan para que te vistas, te esfuerzas en la rutina del desayuno, te empujan al auto y te dejan en la escuela.


Una vez en la escuela, estás a merced del horario, pero además de llevar los libros correctos a las clases correctas a tiempo, se requiere muy poca planificación. Todo ya está estructurado.


Idealmente, la gestión del tiempo en los años escolares debería comenzar siendo responsabilidad total de los padres y maestros, pero debería pasar gradualmente al estudiante a medida que pasan los años. Esto a menudo no les sucede a los niños en el espectro y, como resultado, muchos de ellos no desarrollan las habilidades que necesitan.


Barreras para una buena gestión del tiempo

Hay muchas barreras para la buena gestión del tiempo que se aplican a todos, especialmente a los adolescentes. Estos incluyen el deseo de dormir hasta tarde, un sentido subdesarrollado de cuánto tiempo toman las cosas y pereza general cuando se trata de trabajar. Todo el mundo tiene las barreras comunes, pero otras barreras se aplican particularmente a las personas en el espectro del autismo.


  • Intereses especiales y distracciones

Las personas en el espectro son mucho más propensas a distraerse con cosas, particularmente intereses especiales y pierden todo sentido del tiempo. Esto es algo que las personas en el espectro necesitan luchar continuamente a lo largo de sus vidas.


  • Asumiendo que las condiciones serán perfectas

Según me relataba un paciente, su vida a veces pareciera ser una ruina. Él me dice: "¿sabes cuánto tardo en llegar a mi trabajo?" "Voy allí todos los días, hago 45 minutos, pero si tengo una reunión importante me tengo que asegurar de estar allí 45 minutos antes". Esto no sonaría tan mal.


Pero, desafortunadamente, no se puede olvidar de tener en cuenta el cambio. Por ejemplo, la idea de que el tráfico es diferente en diferentes momentos del día, o que hoy hay huelga de autobuses. Tal vez no tuvo en cuenta el hecho de tener que llenar el tanque antes de partir o una muda extra de ropa porque derramó un poco de café en su camisa.


Estas son áreas en las que se puede tener problemas o tal vez pequeños cambios como la diferencia entre salir de casa antes de que su esposa se despierte y tener que darle un beso de despedida son suficientes para que cuando salga ya el tráfico esté imposible. Se puede encontrar pequeñas soluciones como llegar a los lugares más temprano, pero ningún día es perfecto y si se mide el tiempo en minutos o segundos, es probable que a veces nos despistemos.


  • Tratando de lograr la perfección

Tristemente, luchar por la perfección no significa que un adolescente (y a veces hasta un adulto) tendrá una habitación perfectamente ordenada o que su escritura será ordenada. Parece haber un conjunto de reglas arbitrarias que gobiernan la idea de perfección y lo que está y no está incluido.


Cuando era niño, cuando ordenaba mi habitación, siempre comenzaba con mi estantería (aunque por lo general estaba en bastante buen estado). Clasificaría mis caballeros del Zodíaco (muñecos ochenteros) en un orden específico, color, género o tamaño antes de pasar al resto de la habitación. Esto solía volver loca a mi madre, especialmente si teníamos que hacer una "limpieza rápida" porque alguien venía.


Del mismo modo, aunque mi escritura era clara, pasaba por fases de uso de una fuente diferente (escritura a mano, no informática) y un solo carácter fallido a veces podía hacerme querer volver a escribir la página... incluso en condiciones de examen... y por supuesto, entonces me quedaría sin tiempo.


A veces es bastante difícil saber cuándo detenerse y aceptar lo que ha hecho como "lo mejor que puede hacer en el tiempo que tiene", pero es una habilidad que debe aprenderse.


Mejorar la gestión del tiempo


La gestión del tiempo es un área en la que es fácil juzgar si estás mejorando o no. Si pasas de llegar siempre tarde a llegar tarde a veces, es una mejora. Es fácil de medir y lo creas o no, no es demasiado difícil de mejorar.


  • Listas, listas y más listas


A muchas personas en el espectro del autismo les va particularmente bien con las listas. Una lista te da una idea de lo que debe hacerse y, a veces, el orden en que debe hacerse. También puedes poner horas en la lista o tener secciones separadas para la mañana, la tarde y la noche.


Las listas pueden ser en papel o electrónicas y hay mucha satisfacción al marcar las cosas de una lista como "hechas". Para los niños, las listas también se pueden vincular a recompensas.


  • Tener una agenda


No aprendí sobre agendas hasta que terminé la escuela y entré en mi vida laboral. Es una pena porque habría hecho una gran diferencia.


El cambio es particularmente difícil para las personas en el espectro del autismo y una de las mejores maneras de mitigar el impacto del cambio es tener una advertencia anticipada de que se avecina. Tener una agenda es la mejor manera de hacer esto.


El objetivo de una agenda es detallar los puntos principales de tu día, incluso cuándo se espera que sucedan las cosas y qué se necesita en ese momento en particular.


Una agenda típica para un niño puede ser una en la que se incluye el desayuno, los viajes a la escuela, las lecciones de la mañana, el recreo, el almuerzo y las lecciones de la tarde. Luego, enumera las actividades extraescolares, los cambios de ropa y los viajes. Menciona la hora de la cena, la televisión o la computadora y la cama.


Idealmente, la agenda debe estar preparada un día antes y debes revisar cada uno de los elementos con tu hijo para determinar qué necesita; por ejemplo, has empacado su almuerzo.


Una de las muchas maneras excelentes en que mis agendas personales funcionan para mí es que siempre sé lo que haré en el gimnasio a la mañana siguiente, por lo que mi bolso siempre está empacado y listo para salir la noche anterior.


  • Llega temprano. Llega muy temprano


Cuando era adolescente, me gustaba dormir hasta tarde. Creo que es una "cosa de crecimiento", que el cuerpo está tan cansado con todo el crecimiento que hacen los adolescentes, que necesitan dormir mucho. Sin embargo, una vez que son adultos, hay una tendencia a convertirse en un "búho nocturno", a quedarse despierto hasta muy tarde y levantarse muy tarde.


Llegar tarde es un mal hábito. Hace que agregues estrés a tu vida cuando no lo necesitas y aumenta drásticamente tu riesgo, especialmente si estás conduciendo.


Estos días siempre llego temprano. Trato de permitirme estar donde tengo que estar entre 30 minutos y una hora antes. Esto significa que puedo conducir despacio y aceptar malos conductores y trampas de transporte a mi alrededor con buena disposición en general. Significa que cuando busco un lugar para un automóvil, puedo tomarme mi tiempo y elegir lugares que estén mejor ubicados, incluso si están más lejos para caminar. Aunque confieso que casi siempre utilizo "Uber", a mí me funciona muy bien y no me estreso con el tráfico, los demás conductores y el clima.


Si llevas esto al extremo, descubrirás que ser madrugador tiene beneficios increíbles. En estos días me levanto a las 5:30 am y es increíble lo mucho que puedo lograr en esas primeras horas. No estoy sugiriendo que esas horas sean para todos, pero si te das una hora extra por la mañana, verás que empiezas el día de una manera mucho más tranquila y satisfecha.


  • No te distraigas: establece plazos de entrega


Los intereses especiales son las peores distracciones para las personas con autismo. Si veo un artículo sobre mis grupos o cantantes preferidos, el tiempo literalmente se detiene para mí hasta que lo leo.


No he cumplido con los plazos porque, aunque me desperté bien y lo suficientemente temprano, miré Instagram antes de cambiarme y encontré un artículo que quiero leer y responder.


Lo mismo ocurre cuando estoy escribiendo y, a veces, simplemente no puedo escribir en la computadora porque hay muchas distracciones potenciales esperándome. Cuando eso sucede, uso mi tableta, que puede ofrecer una experiencia de escritura más simple, limpia y que distraiga menos.


Como persona en el espectro, debes ser muy consciente de qué cosas distraen tu atención y debes tomar medidas para evitarlas en los momentos en que tu agenda es apretada.


Una de las mejores maneras de minimizar la distracción es establecer una fecha límite. Por ejemplo, si decido cambiar y mirar YouTube, miraré primero el reloj de la computadora y decidiré cuándo tengo que cerrar YouTube. No es fácil y, a veces, me olvido por completo de mirar el reloj, pero estoy mejorando en eso.


La gestión del tiempo es un problema para todos, pero con intereses especiales, problemas con el cambio y cuestiones de perfección, puede ser un problema particular para las personas en el espectro. Sin embargo, se puede domar con mucha práctica, mucha preparación y evitando cuidadosamente las distracciones.

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page